Gracias por quedarte en mi Universo

lunes, 23 de febrero de 2009

El niño quemado


http://img.photobucket.com/albums/v348/Galadriel_9/SoF1ando20el20futuro.jpg


Hace ya algún tiempo, una maestra pública fue contratada para visitar a niños internados en un gran hospital de la ciudad de México. Su tarea era guiarlos en sus deberes a fin de que no estuvieran muy atrasados cuando pudieran volver a clases.

Un día, esta maestra recibió una llamada de rutina pidiéndole que visitara a un niño en particular. Tomó el nombre del niño, el del hospital y el número de la habitación, y la maestra del otro lado de la línea le dijo:

-Ahora estamos estudiando sustantivos y adverbios en clase. Le agradecería si lo ayudara con sus deberes, así no se atrasa respecto de los demás.

Hasta que la maestra no llegó a la habitación del niño no se dio cuenta de que se hallaba ubicada en la unidad de quemados del hospital. Nadie la había preparado para lo que estaba a punto de descubrir del otro lado de la puerta.
Antes de que le permitieran entrar, tuvo que ponerse un delantal y una gorra esterilizada por la posibilidad de infección. Le dijeron que no tocara el niño ni la cama. Podía mantenerse cerca pero debía hablar a través de la máscara que estaba obligada a usar.

Cuando por fin terminó de lavarse y se vistió con las ropas prescriptas, respiró hondo y entró en la habitación. El chiquito, horriblemente quemado, sufría mucho. La maestra se sintió incómoda y no sabía qué decir, pero había llegado demasiado lejos como para darse la vuelta e irse.

Por fin pudo tartamudear:

-Soy la maestra del hospital y tu maestra me mandó para que te ayudara con los sustantivos y los adverbios.

Después, le pareció que no fue una de sus mejores sesiones.

A la mañana siguiente, cuando volvió, una de las enfermeras de la unidad de quemados le preguntó:

-¿Qué le hizo a ese chico?

Antes de que pudiera terminar una lista de disculpas, la enfermera la interrumpió diciendo:

-No me entiende. Estábamos muy preocupados por él, pero desde que vino usted ayer toda su actitud cambió. Está luchando y ahora responde al tratamiento...
Es como si hubiera decidido vivir.

El propio niño le explicó luego de algún tiempo, que había abandonado completamente la esperanza y sentía que iba a morir, hasta que vio a esa maestra especial. Todo había cambiado cuando se dio cuenta de algo. Con lágrimas de felicidad en los ojos, el chiquito tan gravemente quemado que había dejado de lado toda esperanza, lo expresó así:

-No le habrían enviado una maestra para trabajar con los sustantivos y los adverbios a un chico agonizante, ¿no le parece?


La esperanza es el factor preponderante que mantiene viva la llama que desarrolla nuestros proyectos. Si se pierde la esperanza de algo, se pierde la motivación y todo lo referente a ello parece no tener sentido. No resulta entonces difícil imaginarse lo que ocurriría si se pierde la esperanza de vivir. Todo parece derrumbarse, y la voluntad nada puede hacer porque está paralizada por la sensación de “sin sentido”. Es una situación terrible que puede acarrear consecuencias también terribles. Pero basta una pequeña palabra de esperanza para despertar todos los sentidos, para movilizar todo aquello que se hallaba paralizado. Porque se le comienza a encontrar a la vida un significado fundamental, que va dando respuestas a muchas preguntas sobre la existencia, sobre el ser. Es importante mantener viva la esperanza de un mañana. Es importante la certeza de que mañana también está la vida...
Si mañana tenemos “sustantivos y adverbios”, eso significa que hay... un mañana.
Y se renueva entonces la motivación de seguir adelante en búsqueda del más preciado tesoro: La felicidad...


Solo una frase de su maestra basto para que este niño saliera de ese pozo donde se encontraba...que equivocados podemos estar sobre la vida y dejar de luchar, tirarlo todo por la borda y cuanto bien nos pueden hacer los demás con una palabra de Esperanza...que bien que ese niño dentro de su sufrimiento vio una pequeña luz al final del camino...amig@ busca esa luz que al final siempre estaré contigo...

Arwen


10 comentarios:

El Bosque Olvidado dijo...

Que bueno, madame. Tiene mucha razon: no se hubieran molestado en enviarle una maestra si no contaran con que ganaria esa batalla.
A veces es bueno que alguien nos de esperanza cuando perdemos la nuestra.

Un saludo

Diana de Méridor

moderato_Dos_josef dijo...

Hola Arwen ya estoy aquí de nuevo. Ha sido un post muy bonito, y que da mucho gusto leer, porque pese a al adversidad el niño recuperó sus ganas de vivir. A eso se le llama tener objetivos y es lo que nos hace movernos; la esperanza de cumplir nuestros objetivos. Un abrazo!

Lujo dijo...

Hola Arwen,

Hoy tengo el corazón en un puño.....Te confieso que soy de un sensible que tira para atrás.
La historia que explicas en preciosa,...pero muy dura. Hay que quedarse con la moraleja; sin esa gran conclusión de mañana y esperanza estamos perdidos.

Ay niña...estoy emocionada...entre tu premio, comentarios, poesías, relatos....ais....cuánto sentimiento.

Abrazotes

El chache dijo...

Lo ultimo que se puede perder es la esperanza, y a veces nos es suficiente con una pequeña frase para seguir adelante.
Una gran historia.
Un saludete

Tomasson dijo...

Ojalá historias como ésta no tengan que ponerse más en la palestra. Increíble historia con una moraleja, ojalá!!!!!!!!!!!! todos sepamos usarla. Un beso

Suricato dijo...

wow, que fuerte, sinceramente es de las historias que de pronto te da una bofetada -en el buen sentido-

antes yo hablaba con una amiga y le decía los logros que habían alcanzado mis estudiantes y sus mejorías... no me dí cuenta de lo banal de mi actitud hasta que un día me dijo que había logrado que un chico con parálisis moviera 3 dedos

gran historia

Lujo dijo...

Hola Hola Arwen!!

Tenía la necesidad de contarte que ya tengo Troll en el blog.
Soy nueva en esto de los Blogs...., pero recibí un mail de amenaza. Creo que mi chiquito Blog acaba de pasar a otro estadio ;P . Sin pensarlo me acaba de hacer más popular (hablo en broma)

Como anoche me sentí mal después de leerlo, no se me ocurrió otra cosa que escribir y hacer una entrada contando lo que me pasaba. Me acordé de ti y de algunas de tus reflexiones....Creo que contribuyeron a mejorar mi estado de ánimo.

No pensé que este mundo fuera tan generoso y tuviera palabras de ánimo.

Siento darte la chapa con esto...pero lo necesitaba.

Un abrazo y gracias por escucharme ;)

Lujo dijo...

Re Hola Arwen,

Mil gracias por tu comentario en mi blog...Necesitaba tus palabras, son hermosas.

Quería agradecerte, (creo que no lo he hecho como debía), el maravilloso Premio que me otorgas. Lo voy a recoger con honores y estoy pensando dedicarle una entrada que haga gala con algo tan estupendo. Este fin de semana lo cuelgo.

Gracias de Todo Corazón...Eres un sol.

Yaiza dijo...

Por fin, he podido entrar.
He tenido que quitar la verificación de la palabra porque era ese el problema.
Me ha gustado mucho la entrada aunque muy triste, pero nos hace ver que en la vida no hay que perder la esperanza jamás.
Te envío un abrazo.

Marta dijo...

Que bonita historia Arwen. Muchas veces ayudamos a alguien sin percatarnos y otras pretendemos ayudar y la fastidiamos aún más. Pero lo último que ha de hacerse es rendirse.

Un abrazote!

Mis entradas

Amigos del Universo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Lady magic

glitter fantasy Pictures, Images and Photos
Free Panda Love U MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com