Gracias por quedarte en mi Universo

martes, 5 de julio de 2011

Un gran amor




La lluvia caía incesante en la ventana, formando lagrimas que parecían caminos sin fin, y con su melodía desigual acompañaban sus silencios, se dejo caer en el sofá de su casa mientras su mente estaba siempre en universos lejanos, donde el dolor se dispersaba y era menos intenso, fuera la lluvia seguía su ritmo inalterable, hasta que reino el silencio y lentamente amaneció en la ciudad, sin que Marta tuviera muchas ganas de despertarse.

No le iba muy bien en su vida, y pensando en ello se decía que habría hecho mal, porque no tenia amigos y no había encontrado el amor. Era sábado y no tenia ningún plan, pero decidió dar un paseo por la playa, era su lugar preferido para pensar y relajarse.

Era muy temprano y la playa estaba desierta, las gaviotas le saludaban con sus alas blancas y sus vuelos rasantes buscando alimento, Marta pensó que le gustaría ser una de ellas, tan libre y sin problemas, siempre arropadas por sus compañeras gaviotas, ella se sentía tan sola sin apoyo ni siquiera una pizca de ilusión, y siguió caminando  e iba tan inmersa en sus pensamientos, que no vio un joven que se aproximaba hacia ella con un perro. Cayeron al suelo los dos aturdidos, mirándose sin saber que decir, explotaron en risas por la situación tan ridícula, los dos iban distraídos sin percatarse del resto del mundo.

Caminaron juntos sin hablarse, se miraban furtivamente pero enseguida apartaban la mirada, Marta pensó pero que tonta que soy, tengo que vencer mi dolor y tratar de hablarle.
Llegaron al final de la playa y Marta reuniendo un poco de valor se presento:

- Bueno pues me tengo que ir, perdona por el choque pero últimamente no se que me pasa, por cierto me llamo Marta y tienes un perro muy guapo.
- Gracias Marta no pasa nada, yo también tengo la culpa, iba pensando en otra cosa, me llamo José y este pesado se llama Gabi, encantado de conocerte.
Si no tienes otra cosa que hacer me gustaria invitarte a desayunar.

Marta se quedo mirando los ojos azules de José, no sabia si fiarse de el, le habían hecho tanto daño en el pasado que había puesto una coraza en su corazón, pero esos ojos eran como un mar de confianza, y su sonrisa era preciosa con unos dientes perfectos.

- De acuerdo José pero no puedo quedarme mucho tiempo, tengo cosas que hacer ya que soy nueva en la ciudad.
- Entonces vamos aquí cerca, conozco un bar muy acogedor y los dueños son amigos míos.
- De acuerdo vamos.

Mientras desayunaban se contaron todo, Marta sintió como si se conocieran de toda la vida, las palabras salían de su corazón y se sintió muy bien en su compañía, José le contó que perdió varios dedos en un accidente pero Marta en contestación le acaricio la mano, restándole importancia y sonriéndole con cariño,  la vida les daba una segunda oportunidad, y José sintió un escalofrió cuando ella le dio un beso suave donde llevaba un ojo artificial, no le importaba y sin poder evitarlo se besaron con pasión, era el preludio de un gran amor.

 Arwen

Safe Creative #1107059615106

6 comentarios:

*Luna dijo...

Que hermosa historia con ese final tan bello me encanto
un beso corazon

Adara dijo...

Que lindoooooooo!! El amor puede surgir cuando menos te lo esperas :)

Un fuerte abrazo!!

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Arwen

Nunca hay que cerrarse al amor, y menos, si nos chocamos con él ;).

Muy bonito el relato. El amor triunfa allí donde le dejan estar. Cuando me choque con el mio te lo contaré ;).

Besotes.

pedrojescritor dijo...

Buen preludio, el amor no se busca, surge cuando menos lo esperas.
Besos.

Juan Luis dijo...

Uaauuu, precioso, emocionante, excitante... :-))
Besos!

Dianiz Marce dijo...

Q hermosa muy una frase de ver muy lindo relato el amor una histora.
me encanta

Mis entradas

Amigos del Universo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Lady magic

glitter fantasy Pictures, Images and Photos
Free Panda Love U MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com